jueves, octubre 16, 2008

Take me a Martini... I am not Evan Rachel Wood and you are not Marilyn Manson

Todavía con la venda de la línea del suero post operación en la mano, empiezo a escribir estas líneas. Estoy confundido, si lo estoy hace un par de días a hoy tanto o más que luego de la anestesia y el cirujano preguntándome si me acordaba lo que le dije con cara de sorpresa... o le dije lo bueno que estaba o lo insultando :)

OK, de mi post anterior a esta parte pasaron muchas cosas no me quede con ninguno de los dos pero apareció algo interesante. Un Golden Boy, uno de esos chicos de los que he hablado tanto tiempo. Casi mi misma edad, solo 7 meses menor, titulo Universitario, un acomodado puesto en uno de los clientes de mi empresa, post grado, departamento propio y la promesa de que los papis le van a regalar su primer auto a fin de año. Habla de aquellos años duros para mi como a mi me gustase recordarlos o al menos vivirlos. Hasta aquí todo perfecto... pero debo reconocer que cualquiera que se siente delante de nosotros dos nos podría ver como Marilyn Manson (él) y Evan Rachel Wood (yo). Obviamente con gente tal como él al lado mio parezco ser el nene bueno y culto y el un simple chico de pueblo que solo sabe hablar de impuestos y cursos de post grado en... impuestos. Ni ser una lacra de sistemas ni un Contador es algo top... es otra la cuestión...

Unos días atrás y tres semanas después de conocernos amanecimos juntos en el suelo de mi departamento y le pregunte despacito: "¿Queres ser mi novio?" y me respondió que le diese tiempo que él nunca había estado saliendo con un chico (léase solo tuve relaciones de una noche). Treinta minutos después me dice al oído "Te quiero mucho" yo le respondo "¡Mira vos!". Así comencé a confundirme, más aún dos días después nos juntamos a cenar y me dijo que si yo quería estar con alguien que lo podía hacer sin ningún problema, le replique que yo era un chico bien y no cualquier cosa que estaba saliendo con él, más allá de que no era mi novio, entonces solo atino a contarme que tan extenso era su historial de aventuras y yo solo sorbía mi Martini escuchándolo...

3 comentarios:

Fede y mamá Jesi dijo...

Ay yo le hubiese tirado el Martini encima. Tengo poca paciencia para estupideces de ese tipo.
:)

Selden Rose dijo...

Ummm como iba a desperdiciar gloriosa bebida en semejante cacho 'e carne! :)
Luego pense en romper la copa de Martini y clavarle el cabo en la yugular.

:)

Rosarioso dijo...

Yo también me cansé de aguantar historias y complicaciones y mambos... BASTA!!!

Saludos