viernes, septiembre 14, 2007

Cocktail de Monogamia

Hace unos días tuve un cocktail en el salón de Amarras de la Estación Fluvial de acá (Rosario) imaginense unos excelentes bocadillos acompañados con el marco de un impresionante balcón terraza sobre el Parana. En medio del agasajo suena mi celular e inmediatamente me dirijo al balcón terraza, terminada la conversación con un cliente me quedo mirando la imponente vista del Parana y sus islas; obviamente no ando en mis mejores días y siento un sentimiento de melancolía por sentirme en ese lugar lleno de chicos de veititantos recibido y con exceso de ropa Kevingston. Pbre detrás mio y al darme vuelta me encuentro con Guille, un amigo contador, y dos sujetos más a quienes muy descortésmente de mi parte no saludo. De alguna manera la depresión ha afectado mis habilidades sociales.
No queda demás decir que aunque no me sentía con todo el animo del mundo momentos antes de partir al cocktail me habia visto en el espejo del baño de la empresa y me habia dado cuenta que eran uno de esos días donde me siento "totalmente partible", vanidad quizás pero totalmente necesaria para seguir adelante. De repente llega un chica y se presenta como Laura, obviamente por que estaba hablando con Guille. La presentación de Laura no pude ser más clara posible era una de esas minas monogamistas que sueñan con un marido Ingeniero, dos bastardos, un departamento en Av. Wheelright y una Chevrolet Meriva para ir a hacer las compras al Jumbo del shopping. Al menos conmigo no iba a llegar demasiado lejos pues ya tengo novia.
Sin darme cuenta no me habia fijado en uno de los amigos de Guillermo y ahi estaba una de esas personas con las que te imaginas toda una vida llena de felicidad, por quien aceptarías la idea de ser monogamista hasta que la muerte nos separe. No se si me llegaba al hombro, tenia como el labio inferior partido (absolutamente sexy) y por lo que observe no veia muy bien puesto que tenia unos anteojos con mucho aumento. Definitivamente fue un "crush", habia terminado de hablar con Guille y nos llamaron para iniciar la presentación, tomamos posición y el Sr. Perfecto Marido estaba con Guille a menos de dos metros mio. Durante el transcurso de la presentación note que el Sr. Perfecto Marido note que en repetidas ocasiones miraba para donde estaba yo y yo de vez en cuando bromeaba con caras con Guille.
Aquí estaba otra vez enamorándome de la persona equivocada, equivocada por el hecho de lo difícil que habría sido entablar una charla y muchísimo más haberle dicho que me parecía adorable. Terminada la presentación sono su celular (Motorola V3 Puaj!), salio a hablar a la terraza y asi fue como lo vi por ultima vez. Volviendo a casa caminando por Av. Belgrano me di cuenta que esos momentos son únicos.

3 comentarios:

Mhi dijo...

son unicos si...pero quien te dice el viento los junta de nuevo alguna otra vez...

No soy yo, sos vos dijo...

Mi vida, sos sheguo cuando queres... jeje, igual, me hiciste reir... Con respecto a tu sr. perfecto marido, creo que ya estableciste tus metodos para rastrearlo... quien sabe, quizá funcionan, no?
Always yours,
Nina

Selden Rose dijo...

mhi,

esperemos. ya he lanzado unas cuantas redes, aunque se que es dificil que nuestros dos mundos se vuelvan a cruzar... quien le dice que algún día...

nina,

mira que te la mando a Laura!
como le dije a mhi, esperemos que funcionen o como me paso hace unos días con Maxi (el del post eliminado en la fiesta con Marianela) me lo vuelva a cruzar.

saludos,

selden rose
[nefastO]